Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Alfaqui Statuario Tinto 2019

Alfaqui Statuario Tinto 2019

Elegancia Esculpida en Vino: Alfaqui Statuario Tinto 2019

El Alfaqui Statuario Tinto 2019 es una joya enológica inspirada en el prestigioso mármol Statuario. Este vino une Cabernet Sauvignon, Syrah y Monastrell, perfeccionado con 18 meses en barricas de roble francés. Se presenta en tonos púrpura intensos, aromas ricos de cacao y regaliz, y sabores complejos de fruta madura y toques balsámicos, reflejando finura y elegancia.

Información adicional

Variedad

Cabernet Sauvignon, Monastrell, Syrah

Añada

2019

Tipo

Tinto

Grado

15,5%

Origen

Alicante

Categoría

Dedicados a elaborar vinos excepcionales

PRESENTAMOS

Alfaqui Statuario Tinto 2019

Inspirado en la nobleza y exclusividad del mármol Statuario, material con el cual Miguel Ángel esculpió el icónico David, el Alfaqui Statuario Tinto 2019 es el reflejo de la perfección y el lujo en el mundo del vino. Este vino prestigioso, elaborado a partir de una selección meticulosa de uvas Cabernet Sauvignon, Syrah y Monastrell, encarna la excelencia y la dedicación artesanal de nuestra bodega.
Perfeccionado durante 18 meses en barricas de roble francés, el Alfaqui Statuario Tinto 2019 adquiere una complejidad y una profundidad sin igual. Esta crianza cuidadosamente supervisada aporta matices sutiles y enriquece el carácter del vino, fusionando la tradición con la innovación para ofrecer una experiencia sensorial única.
Al contemplarlo, este vino se presenta con un color púrpura intenso, prometiendo una degustación rica y profunda. Este tono vibrante y seductor es un indicativo de su estructura y nobleza, invitando a una exploración más detallada.
La nariz se ve cautivada por un complejo bouquet de cacao, regaliz y frutos secos, una invitación a descubrir las capas de aromas que este vino tiene para ofrecer. Cada inhalación revela la riqueza de los terroirs y el meticuloso proceso de vinificación que lo define.
En el paladar, el Alfaqui Statuario Tinto 2019 despliega toda su grandeza. Los sabores de fruta madura se entrelazan magistralmente con tonos balsámicos y una finura excepcional. La crianza en roble francés le otorga una textura sedosa y un final largo, marcando un equilibrio perfecto entre potencia y elegancia.